Carandai - Indumentaria para empresas
Noticias
 

Home > Noticias

Futuro alentador para el algodón argentino

La conjunción de naturaleza y lluvias necesarias, más la lucha sin tregua para combatir y desterrar el picudo se anotan entre las

Desde la Cámara Algodonera Argentina estimaron un incremento en el área de siembra para la campaña 2009/10 y trazaron una meta cualitativa ambiciosa: hacer que el textil ingrese definitivamente en las rotaciones con otros cultivos. "En Argentina tenemos un futuro brillante, siempre que podamos solucionar el problema del picudo, que es la espada de Damocles que cuelga sobre nosotros", trazó el ingeniero Jorge Vartparonian, vicepresidente primero de la Cámara Algodonera Argentina y presidente de la Fundación de Lucha contra el Picudo del Algodonero (Fulcpa), y uno de los representantes argentinos en la 68º reunión plenaria del Comité Consultivo Internacional del Algodón que se desarrolló hace pocos días en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.
 
El testimonio del experto se suma al de Ernesto Bolton, presidente de la Cámara Algodonera Argentina. Ambos especialistas hablaron de las potencialidades del país como productor de algodón y especialmente del Chaco, que ostenta cerca del 70% del área implantada con el textil en el país.
 
Para Bolton, el panorama del cultivo en el país es ciertamente "contradictorio". Es que el Hemisferio Sur donde está ubicada Argentina- no es formador de precios del textil, cuya producción se concentra mayoritariamente en el Norte del continente. "Vamos de furgón de cola", graficó.
 
Sin embargo, destacó que las características de la producción argentina son sustancialmente distintas al resto de los países. "En Estados Unidos, el costo por tonelada está entre 72 y 75 centavos de dólar; mientras que aquí producimos mucho más eficientemente y estamos en el orden de los 40-45 centavos", comparó. Pero esa ventaja se pierde, precisamente, porque la gran potencia americana aplica altos subsidios que sostienen y potencian su producción.
 
Pese al escenario mundial donde los subsidios siguen vigentes, el directivo se mostró optimista porque los precios internacionales del algodón están cerca de la media histórica y hacen del cultivo un negocio atractivo. Entre las ventajas que ostenta el país, Bolton destacó que "Argentina es muy eficiente en la producción de algodón y no existen productores cautivos, porque el mismo que siembra algodón hace soja y tiene ganadería".
 
Así, reveló que el objetivo de la Cámara Algodonera es lograr que el algodón ingrese en la rotación de los campos como cualquier otro cultivo. En ese marco, anotó las mejoras tecnológicas logradas para mejorar la productividad del textil, entre las cuales se inscribe la difusión y adopción del surco estrecho, sobre todo en los campos del oeste, y las semillas genéticamente modificadas.
"Esto no significa que sea un negocio espectacular. Es un negocio como cualquier otro: no creo que se destaque pero tampoco está por debajo de la media", observó Bolton. En este sentido, confirmó que las estimaciones de la Cámara Algodonera están marcando entre un 20 y un 40% de crecimiento en el área de siembra de algodón, números que se confirmarán en diciembre cuando el cultivo sea implantado en Argentina.
 
Ese análisis queda al margen de dos factores que influyeron negativamente en la última campaña: la sequía histórica que vive el Chaco y la crisis internacional que impactó en la cadena productiva y textil. "La industria pasó de consumir 160 mil toneladas a una proyección de 120 mil, pero ahora se está recuperando porque estamos calculando 140 mil toneladas", precisó el directivo de la Cámara Algodonera, al tiempo que adelantó que este seguirá faltando algodón para abastecer la industria local, con lo cual la demanda será atendida con importaciones.
 
 
 
 
Carandai - Indumentaria para empresas