Carandai - Indumentaria para empresas
Noticias
 

Home > Noticias

La Aduana controla los costos de fabricación en las importaciones

La Aduana puso en marcha nuevos controles contra la subfacturación "potenciando los análisis de los costos de fabricación". Abarca a los productos sensibles con origen asiático.

La crisis global llegó al comercio exterior local sin las avalanchas de importaciones que se temieron en un principio ya que el mercado interno desaceleró el alto nivel de consumo que supo mostrar durante el 2008.
 
No obstante, el mensaje oficial es desalentar de todas las formas posibles las importaciones que compitan con la industria local. Y en ese espíritu se enmarca una nueva resolución de la Dirección General de Aduanas que aplica controles contra la subfacturación a través del análisis de los costos de fabricación en el exterior.
 
Días atrás, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray, se reunió con los verificadores de la Aduana -organismo que depende de la AFIP- y pidió un control exhaustivo de las importaciones, para que no se escape "ni una coma".
 
En tándem con la batería de más de 22.000 valores criterio vigentes y las investigaciones antidumping, entre otras medidas, las importaciones se someten a un alto grado de escrutinio. "El control de la subfacturación a través de los costos de fabricación puede derivar en una denuncia penal si se comprueba el fraude", indicaron desde la Aduana.
 
Estos controles están dirigidos a las importaciones provenientes del Grupo 4 aduanero, formado por China, India y los países del sudeste asiático. En cuanto a los productos que abarcan, contemplan a los sectores sensibles como textiles, calzado, juguetes, marroquinería, autopartes y productos eléctricos, entre otros.
 
De acuerdo con lo explicado por funcionarios de la Aduana, el control de los costos de fabricación puede realizarse sobre la base de lo auditado por un tercero independiente. "Se busca un control por oposición", indicaron.
 
En el caso de las mercaderías que ingresan en el país a precio de saldo, "obligatoriamente son sometidas a control de valor y se les exigen las garantías por la diferencia tributaria".
BATERÍA. Estos controles también apuntan a compensar la caída de las exportaciones en la balanza comercial, en un 2009 que se mantendrá superavitario pero con una baja de al menos el 50% en el saldo a favor con el mundo, que los economistas calculan alrededor de los u$s7.000 millones.
 
A estas medidas se suman las licencias automáticas y no automáticas de la Secretaría de Industria, que junto a los valores criterio fueron cuestionadas por los industriales brasileños semanas atrás.
Las herramientas están dirigidas, principalmente, a los saldos exportables de los países asiáticos, que con costos de producción más bajos que los nacionales, pueden desplazar a los industriales locales. A pesar de las quejas de los empresarios del principal socio del Mercosur, el Gobierno ratificó su continuidad, mientras prepara un plan de comercio administrado para negociar con Brasil a partir del 4 de marzo.
 
COMPRAS EN BAJA. Según las previsiones de la consultora Abeceb.com, las importaciones en general mostrarán una caída del 8% durante el 2009, siguiendo la tendencia de noviembre y diciembre del año pasado y también la de enero de este año, mientras se esperan los datos oficiales que difundirá mañana el INDEC.
 
El economista Mauricio Claven remarcó que la tasa promedio de crecimiento de las importaciones desde el 2003 hasta el 2008 fue del 37% y en el 2008 alcanzó una expansión del 28%, a pesar de la caída de los últimos meses.
En lo que respecta al comportamiento para este año, el único rubro con una suba de las compras sería el de bienes de consumo, pero "con un aumento poco significativo: alrededor del 2 por ciento".
 
El principal rubro de importación, los bienes intermedios, "va a sufrir las caídas en las compras de los insumos agrícolas y metales, con una baja del -2,5% en general", analizó Claven'.
En bienes de capital, por menores compras de maquinaria agrícola e industrial, además de la destinada a la minería, construcción y transporte, se pronostica una caída del 11 por ciento.
 
En el caso de las importaciones de vehículos, éstas mostrarían una baja de alrededor del 20 por ciento.
"La baja de las importaciones compensará en parte la caída de las exportaciones y permitirá mantener el superávit comercial en terreno positivo", remarcó Claverí.
 
 
 
Carandai - Indumentaria para empresas