Carandai - Indumentaria para empresas
Noticias
 

Home > Noticias

Se generó polémica por la ley contra "el trabajo esclavo"

CRISTINA ANUNCIO EN MAR DEL PLATA QUE ENVIARA EL PROYECTO AL CONGRESO: Los gremios y los expertos advierten que podría alentar una mayor informalidad.

El Gobierno enviará en los próximos días al Congreso un proyecto de ley para cambiar el régimen de trabajo a domicilio. Lo anunció ayer la Presidenta Cristina Kirchner en Mar del Plata, como una medida para "terminar con el trabajo esclavo".
Pese al objetivo declarado por Cristina, el proyecto oficial promete abrir una fuerte discusión en la CGT y en el Congreso ya que no tiene consenso absoluto entre los gremios y los expertos laborales.
Según los lineamientos difundidos por el Ministerio de Trabajo, el proyecto reduce el número de trabajadores comprendidos en este régimen especial: elimina la figura del trabajador a domicilio cuando se desempeña en un lugar que no es propio o que eligió otro. En ese caso el trabajador queda comprendido en forma directa en la Ley de Contrato de Trabajo.
También establece que el tallerista, hoy empleador y empleado a domicilio, pasa a ser sólo empleador y sus trabajadores se consideran en relación de dependencia.
En materia de Seguridad Social se aclara que podrá ser adaptado, por reglamentación, a las características de este tipo de trabajo. La responsabilidad laboral y previsional recae sobre el empleador directo y solidariamente sobre las empresas que lo hayan contratado, subcontratado o intermediado.
El titular de Trabajo, Carlos Tomada, le dijo a Clarín, que el proyecto "mejora la calidad del trabajo y reemplaza formas de explotación muy extendidas por un empleo regulado con derechos laborales específicos". Tiene el apoyo de un gran sector de los empresarios, entre otros, de la indumentaria.
En cambio, para el abogado laboralista y ex Secretario de Empleo del Gobierno de la Ciudad, Alejandro Pereyra, se trata de un "cambio gatopardista porque aparenta ampliar los derechos laborales cuando en realidad limita la solidaridad del empleador principal.
Y el trabajador a domicilio va a depender legalmente de un tallerista que suele ser insolvente. Así, el trabajador pierde derechos".
Para Agustín Amicone, secretario general del sindicato del calzado, este proyecto de aprobarse fomentaría el trabajo no registrado porque elimina la figura del tallerista como empleado del dador de trabajo y pasa a ser un patrón más.
En ese caso, el tallerista tendría más estímulos para tener empleo no registrado.
"El problema es que hoy nadie controla el trabajo a domicilio. No hay que modificar la ley sino hacerla cumplir", insistió Amicone.
Se estima que alrededor de 500.000 trabajadores realizan trabajos en sus casas o en talleres para otro taller o empresa. Está muy extendido en el sector de confecciones, textiles y calzado, y se amplió en el último período por el llamado teletrabajo.
Se trata de un sector donde no se respeta la jornada de trabajo legal, las condiciones de higiene y seguridad son precarias y donde está muy extendido el trabajo clandestino, incluido el infantil.

Fuente: www.clarin.com
 
 
Carandai - Indumentaria para empresas