Carandai - Indumentaria para empresas
Noticias
 

Home > Noticias

El impacto de la falsificación marcaria.

El delito de falsificación marcaria involucra unos US$ 500 mil millones, lo que representa entre un 8 y 10% del comercio mundial. Sólo en la Argentina, la venta de productos falsificados mueve anualmente unos US$ 8 mil millones.

ECONOMIA NEGRA: Se calcula que en la Argentina las marcas falsificadas mueven unos 8.000 millones de dólares al año. Sólo en una feria se mueven no menos de 400 millones de dólares al año. El 57% de los consumidores de marcas falsas en Capital y GBA provienen del sector ABC1. El 10% de los medicamentos que se venden es falso, así como el 50% de la indumentaria de primera marca. La Argentina se está convirtiendo en un productor de artículos falsificados para exportar.

Por otra parte, es verdad que el fraude existe porque existe el consumo de estos "productos piratas"; según revela un estudio realizado a fines del 2006 por Ipsos-Mora y Araujo a pedido de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (AmCham), 6 de cada 10 argentinos adquiere productos falsificados o piratas y un 57% de los consumidores pertenece al sector ABC1 de la Capital Federal y Gran Buenos Aires.

En Buenos Aires, una muestra de la magnitud del problema es el mercado de La Salada, que emplea a 6.000 personas, recibe más de 20.000 visitantes diarios y que mueve más de US$ 400 millones al año.

Los medicamentos falsificados representan en el país el 10% del mercado total y ocasionan perjuicios económicos por US$ 70 millones. Pero en el caso de la indumentaria, el porcentaje se eleva al 50%, de acuerdo con datos de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI). Tanto la producción clandestina como el contrabando y la falsificación de marcas que se venden ilegalmente generan pérdidas totales por US$ 1.200 millones anuales, de los cuales unos US$ 500 millones corresponden a evasión impositiva. Por otra parte, en la industria discográfica, el mercado legal de música mueve en Argentina US$ 150 millones anuales y el mercado ilegal ya representa el 65%.

No alcanza sólo con registrar una marca, es necesario cuidarla y mantenerla. Para proteger la marca es muy importante aplicar una adecuada gestión de protección y custodia de la misma durante todo su ciclo de vida. Esta premisa está bien afianzada en Estados Unidos y Europa, en donde las marcas son los activos más valiosos de una compañía.

Esto no sucede en la Argentina y en la mayoría de los países del MERCOSUR. Desde principios de este año, la Aduana comenzó a extender su control sobre el comercio mediante la implementación de "medidas de frontera", que le confieren la facultad de intervenir en los casos de importaciones o exportaciones que registren alguna infracción a los derechos de propiedad intelectual, generando así mecanismos de alerta.

Muestra de ello son los últimos operativos: uno en abril de este año, en el que se incautaron 60 toneladas de CD y DVD vírgenes provenientes de Taiwán, que estaban destinados a la industria pirata; y otro más reciente denominado "Niebla Electrónica" mediante el que la Aduana detuvo un cargamento ilegal de productos informáticos por el valor de un millón de dólares.

Pero la Argentina, más allá de recibir mercaderías falsas, se está convirtiendo en un centro regional de falsificación de productos para exportar. El éxito en el combate a la piratería dependerá de un trabajo en conjunto y para todos: mayor exigencia en los controles aduaneros, compromiso de los empresarios por el cuidado de sus marcas y un fuerte trabajo de concientización sobre los jueces y el consumidor final.
 
 
 
Carandai - Indumentaria para empresas