Carandai - Indumentaria para empresas
Noticias
 

Home > Noticias

Aumenta la tercearización de la ropa y con ella los precios

El 80% de las marcas se subió a la tendencia Of Shoring a fin de bajar sus costos fijos.

Lejos de los pedidos oficiales de bajar los precios, las marcas de ropa aspiran sobre la base de la tercerización de otras áreas además de la confección, a cerrar el año con una rentabilidad neta anual superior a 20 por ciento.
A una larga lista de variables que impactaron en los costos tradicionales de las prendas durante esta temporada en relación con el año pasado se sumó una nueva tendencia: cada vez hay más sectores tercerizados de las empresas textiles. Además de la confección, que se deriva a talleres y se termina en domicilio, ahora se le sumaron otras áreas como la logística, la comercialización y el diseño, entre otras. "El 80% de las empresas terceriza", precisa Guido Lima, asesor comercial con treinta y cinco años de experiencia en el mercado.
Las Pyme son las más perjudicadas en la cadena, ya que por demandar menor stock en las materias primas tienen problemas de abastecimiento y de financiamiento. "La ropa se vende en cuotas, pero nosotros pagamos 50% por adelantado a las tejedurías por los encargos", insiste un empresario del sector.
Otro aspecto que consignan los dueños de los pequeños talleres es que al problema de precio (a menor cantidad mayor valor) se suma el de la calidad. Denuncian, por ejemplo, que es casi imposible adquirir tejido de punto (el material para las remeras) a buen precio y buena calidad cuando se compra poca cantidad. Éste es un problema que no tienen las grandes empresas que compran telas en vastos volúmenes.
"Es difícil el acceso a la fuente, tenemos que tercerizar y eso influye en el precio", explicó a Infobae Carla Cando, socia del Grupo Spina, dedicada al diseño de prendas de autor de indumentaria masculina, y acotó que "las grandes hilanderías deben acceder a vender a los diseñadores todo el año, para que se cumpla lo que ellos proponen durante la Semana de la Moda, cuando ponen un cartel diciendo que nos apoyan".
Variables. Las marcas de ropa suman a sus costos 10%, por ejemplo, en la tercerización de su comercialización, la que garantiza llegar al interior del país, estar en todos los shoppings y no tener que ocuparse de la cobranza de la mercadería.
Por otro lado, los participantes de la cadena textil tienen una larga lista de razones para explicar la suba de los precios de la ropa de primavera-verano.
Algunos enfatizan cuestiones que les son ajenas, como el ajuste de fibras sintéticas por la variación del petróleo y las variaciones en euros de los componentes de las tintorerías textiles como las anilinas importadas. Para bajar los costos, las tiendas que trabajan con precios muy bajos, ubicadas en el barrio de Flores y en Once, se abastecen con productoras de anilina nacionales. Además, no pocas empresas mencionan la falta de recursos humanos que, tras el desmantelamiento de los talleres clandestinos, causó demoras en las entregas que ocasionaron costos financieros.
Para Marco Meloni, socio de la tintorería industrial Italcolore, la industria no es la responsable de los aumentos de los precios de la temporada. "Cuando la Fundación Pro Tejer se reunió con Guillermo Moreno demostró que sólo hubo variación entre 4 y 5% y el problema está en la cadena de comercialización", y rechazó que los actuales aranceles de telas y prendas importadas impidan a las marcas bajar los precios. "Ellos están encargando al Asia camperas y prendas terminadas para la temporada otoño-invierno", denunció.
Asimismo los que juegan al importado deben consumir grandes volúmenes. En este sentido, grandes tiendas como Falabella basa su estrategia comercial haciendo compras por importantes volúmenes a China y a otros proveedores internacionales y luego las prendas se distribuyen en Perú, Chile y la Argentina.
 
 
 
Carandai - Indumentaria para empresas